La Casa Botines se abre al público

La Fundación CajaEspaña, que gestiona la Casa Botines de Gaudí en León, se ha propuesto que los turistas puedan acceder al interior del inmueble a partir de 2017. La obra, también conocida como Casa Fernández y Andrés, es una de las tres únicas obras que Gaudí realizó fuera de Cataluña. La apertura del edificio al público supondrá unas mínimas reformas y aportará a la ciudad de León un nuevo atractivo turístico.

 

La Casa Botines fue construida entre los años 1891 y 1894, mientras Gaudí se encontraba ultimando los detalles del Palacio Episcopal de Astorga. La construcción fue encargada por Mariano Andrés Luna y Simón Fernández Fernández, directores de una empresa mercantil relacionada con la familia Güell de Barcelona. Fue precisamente Eusebi Güell, gran mecenas del arquitecto de Reus, quién recomendó a sus socios comerciales contratar a Gaudí cuando buscaron un arquitecto para construirse este almacén y residencia privada en el centro de León.

 

Un edificio singular

 

Gaudí diseñó un palacio con aire medieval, muy acorde a la ciudad, y con numerosas características del neogótico. Este aspecto quedó reforzado por la presencia de cuatro torres cilíndricas rematadas con pináculos que instaló en cada una de las esquinas del edificio. El edificio consta de cuatro pisos, un sótano y un ático. El primer piso lo ocupan las viviendas de los propietarios, mientras que los pisos más altos se destinaron al alquiler.

 

La planta baja y los sótanos se reservaron para su uso comercial. En la primera se colocaron las oficinas de la empresa, y bajo ella un almacén para el género textil que manejaba la compañía. La entrada principal está coronada por una escultura de piedra de San Jorge y el dragón. En 1950, durante unos trabajos de restauración, se descubrieron dentro de un tubo de plomo en el interior de la escultura unos planos originales firmados por Gaudí.

 

1024px-detalle_de_la_casa_botines_leon

 

La construcción de la obra se realizó en tan solo diez meses, lo que sorprendió mucho a los habitantes de la época. De hecho, se extendieron una serie de rumores sobre la fragilidad del edificio que indignaron al propio Gaudí. Para atajarlos, el arquitecto catalán solicitó un informe técnico que desmintió cualquier problema estructural. La Casa Botines fue declarada Monumento Histórico en 1969 y en la actualidad es propiedad de Caja España, que lo habilitó como su sede central. Actualmente alberga exposiciones y oficinas de la caja de ahorros.

 

Lee más de esta noticia en Leonoticias.com

¿Una obra de Gaudí en San Boi?

El arquitecto David Agulló Galilea asegura que un conjunto monumental modernista del antiguo manicomio de San Boi del Llobregat es obra de Antoni Gaudí. Se trata de una cueva con glorieta, unos bancos revestidos de trencadís y una gruta dedicada a la Virgen de Lourdes.

 

Según Agulló, el arquitecto catalán no sólo habría diseñado la obra, si no que ésta le habría servido de experimento para los bancos del Park Güell y algunos elementos de la Sagrada Família. La obra fue construida entre los años 1903 y el 1912, época durante la cual, según Agulló, Gaudí visitó en diversas ocasiones San Boi en el marco de la construcción de la Cripta Güell (1915). En el conjunto habrían participado los propios internos del centro; hecho que sí está documentado en una publicación de la época.

 

Una tesis controvertida

 

El hallazgo ha suscitado recelos en la comunidad científica. No hay pruebas escritas ni gráficas de la presencia del arquitecto catalán en San Boi; y en los documentos de la época referentes a la construcción no se cita a ningún arquitecto de la obra. Tampoco se había atribuido nunca hasta ahora a Gaudí la autoría del conjunto.

 

La obra ha sufrido el paso de los años. Un lago que formaba parte del conjunto ha desaparecido por completo, así como las fuentes y cascadas. También ha variado la vegetación del jardín y parte de los bancos supuestamente gaudinianos han sufrido desperfectos o ya no existen. Actualmente la construcción está vallada y en estado de semi-abandono. Por esta razón se ha encargado una restauración de la misma al propio David Agulló y a Pilar Peset.

 

Lee más sobre esta noticia en LaVanguardia.com

 

Jardin-San-Boi-Gaudí

¿Qué es el nuevo Pasaporte Gaudí?

Si el Camino de Santiago tiene su Compostelana, ¿Por qué no podría tener Gaudí su pasaporte de visitas? Algo así han debido pensar los miembros del Consell Gaudí, que en su última reunión de este noviembre se propusieron crear este documento.

 

El Pasaporte Gaudí, que el Consell espera tener listo en 2017, servirá a los visitantes para certificar su paso por las catorce principales obras de Gaudí en Cataluña. Entre otras ventajas, permitirá visitar las obras del arquitecto con descuentos e incentivos. El Pasaporte Gaudí también incluirá información relevante de cada obra, facilitando a los visitantes una experiencia más enriquecedora y completa.

 

Estarán incluidas en el documento el 90% de las obras de Gaudí en territorio catalán: la Nau Gaudí de Mataró (1883); la Casa Vicens (1883); los pabellones de la Finca Güell (1884); la Torre Bellesguard (1900); el parque Güell (1900); el colegio de las Teresianas (1890); la Casa Calvet (1900); el portal de la Finca Miralles (1902); el Misterio del Rosario de Montserrat en el camino de la Santa Cova (1907), la Pedrera (1906); la Casa Batlló (1906) y la cripta de la Colonia Güell (1908).

 

Un proyecto abierto y con futuro

 

No todas las obras de Antoni Gaudí en Cataluña están aún integradas en el Pasaporte Gaudí. El Colegio Jesús i María de Tarragona; el jardín de Can Artigas, en el Bergadá; las bodegas Güell del Garraf; o la Catedral de Manresa (donde Gaudí participó con la restauración del edificio) todavía no forman parte del mismo. Pero la intención de sus creadores es que se vayan sumando al proyecto.

 

El Consell Gaudí incluso está en negociaciones para incluir en el Pasaporte obras de fuera de Cataluña como la Catedral de Palma de Mallorca, en la que Gaudí intervino elaborando los vitrales y restaurando los púlpitos, la capilla y la antigua cátedra. La idea es hacer del Pasaporte un proyecto útil tanto a los turistas como a los visitantes autóctonos; y que de esta manera, el legado de Antoni Gaudí perviva y se difunda aún más.

 

Lee más de esta noticia en El Periódico

 

Pasaporte Gaudí - El Periódico