Una ventana al taller de trencadís de la Sagrada Familia

El equipo de comunicación de la Sagrada Família ha difundido un vídeo para dar a conocer el proceso de creación de los elementos con trencadís del templo. El pequeño reportaje cuenta con entrevistas a los maestros ceramistas que elaboran los conjuntos. Joan Orriols, artesano de trencadís, explica su experiencia trabajando en la obra de Gaudí y cómo llegó al proyecto.

 

A continuación, reproducimos íntegramente el artículo del Blog de la Sagrada Família en el que se explica el sentido del trencadís en la obra de Gaudí y la importancia de esta técnica en su arquitectura:

 

El trencadís, marca de Gaudí

 

Antoni Gaudí fue un revolucionario de su tiempo y no tardó en convertirse en uno de los principales exponentes de la arquitectura modernista catalana. Su obra, personal e imaginativa, se inspiraba en los elementos vegetales y animales de la naturaleza, y fue de su interés por plasmar unas formas orgánicas que no son planas sino curvas de donde salió lo que originó todo un lenguaje propio que se plasmó con la innovadora técnica del trencadís, uno de sus sellos más personales.

 

El trencadís es una técnica para el revestimiento de estructuras que consiste en la creación de un mosaico, generalmente abstracto, a través de trozos irregulares de cerámica, vidrio o mármol. Se explica la anécdota de que un día Gaudí fue al taller del ceramista Lluís Bru y, al ver cómo colocaba las piezas, se impacientó, cogió un azulejo, lo rompió y exclamó: «Se tienen que colocar a puñados, ¡o no acabaremos nunca!». Anécdotas a parte, el hecho es que Gaudí, en sus proyectos, utilizaba colores brillantes y duraderos en superficies ondulantes que capturaban este brillo y aumentaban los efectos plásticos. Para conseguir estas condiciones utilizaba cerámica, pero necesitaba que esta se adaptase a la variedad de superficies que construía. El trencadís era la solución que le permitía usar este material de manera flexible en todo tipo de construcción, hasta en las de formas redondeadas.

 

Además, esta técnica le permitía reciclar y reutilizar diversos materiales. Y es que, aparte de impulsar una arquitectura respetuosa con la naturaleza, Antoni Gaudí fue un pionero a la hora de ser respetuoso con el medioambiente. Utilizaba piezas desechadas que conseguía de fábricas colaboradoras. En sus mosaicos, Gaudí escogía colores alegres y definidos para aportar luz, dinamismo y energía a su obra, y combinaba diferentes materiales y técnicas para reproducir efectos diversos. Además de la cerámica, también utilizaba vidrio, mármol o piedras. Los materiales escogidos le servían también como coraza para las edificaciones que construía, ya que son resistentes a la intemperie y al paso del tiempo.

 

La técnica del trencadís fue utilizada por primera vez en el picador de la entrada de la finca Güell, y la encontramos en las obras más emblemáticas del arquitecto, como el Park Güell o la Casa Batlló.

 

En la Sagrada Familia encontramos diversas aplicaciones de esta técnica, tanto en el interior como en el exterior de la Basílica, aunque los mosaicos que más destacan son los de las torres: con la finalidad de sacar el máximo partido visual y simbólico de los campanarios, todos ellos culminan con cimborrios y pináculos revestidos de mosaico vidriado policromado de la isla de Murano, en Venecia, por lo cual se le conoce también como cristal veneciano.

 

Los mosaicos de las torres de la fachada del Nacimiento se realizaron en la época de Gaudí, y las torres de la fachada de la Pasión los años setenta. Actualmente, uno de los profesionales encargados de coordinar y elaborar artesanalmente esta técnica es Joan Orriols, quien ha elaborado parte de los mosaicos de las bóvedas interiores, así como todos los del ábside y los de la sacristía. En el vídeo siguiente él mismo nos explica cómo aplica la técnica en los trabajos que se están realizando actualmente (los terminales de las ofrendas) y cómo se lleva a cabo este oficio que pone en práctica la técnica que popularizó Gaudí hace un siglo.

 

Joan Vila-Grau, el hombre tras los vitrales de la Sagrada Familia

El diario El Mundo ha entrevistado al pintor Joan Vila-Grau (Barcelona, 1932), autor de los vitrales de la Sagrada Familia, en ocasión de su exposición en la Sala Parés de Barcelona. La muestra consta de 61 acuarelas que, en palabras del artista, «al ser acuosas, dejan pasar la luz, como un vitral».

 

Las acuarelas están ordenadas en la sala de levante a poniente, siguiendo el recorrido del sol, para mostrar ese deseado sentido unitario, ya que, como decía Gaudí, toda la Sagrada Família tiene que ser una «sinfonía de color».

 

«Cada ventanal es una unidad; y yo, a la vez, he pensado en todos como una gran obra unitaria. Para ello he seguido los criterios que fijó Gaudí, pero trabajando siempre con absoluta libertad creativa», explica Vila-Grau sobre las obras expuestas.

 

Vila-Grau, miembro de una larga saga de artistas, lleva más de 50 años dedicados al vitral, con obras en las Llars Mundet (1963), la Caixa d’Estalvis de Sabadell o las Cavas Codorníu (1970). En la entrevista, el pintor reflexiona sobre el arte del vitral, su trabajo en la obra magna de Antoni Gaudí y su relación con la obra del genio modernista.

 

Lee el reportaje al completo en elmundo.es

Baidu crea el primer museo digital dedicado a Gaudí

Baidu Baike, la enciclopedia en línea china propiedad del gigante de internet Baidu, lanzará el primer museo digital del mundo dedicado al arquitecto Antoni Gaudí en noviembre.

El proyecto, en asociación con el Gaudí Asia-Pacific Research Institute con sede en China y el Gaudí World Congress, se anunció en una conferencia de prensa celebrada la semana pasada en el Palacio Episcopal de Astorga, diseñado por Gaudí en España, según informa Chinanews.

Los visitantes podrán utilizar sus ordenadores o teléfonos para realizar un recorrido virtual y examinar los edificios en detalle mientras los expertos internacionales de Gaudí presentan la historia y la cultura detrás de cada trabajo.

Las obras maestras y los diseños, así como las fotos antiguas y los trabajos de investigación, se expondrán en el museo digital utilizando tecnología moderna como la inteligencia artificial, la realidad virtual y videos y fotos de 360 grados con una resolución de imagen de 20 mil millones de píxeles.

Según el director del proyecto, la primera edición del museo digital se lanzará en chino. Sin embargo, será posible lanzar versiones en otros idiomas a medida que se expandan los proyectos de Baike en el extranjero.

Baidu Baike ha llegado a un acuerdo con las autoridades locales para lanzar otros seis museos en la ciudad, como el Museo del Chocolate, el Museo Romano y el Museo de Peregrinación y Santiago.