Amics de Gaudí presenta su última publicación sobre la casa de Gaudí en el Park Güell

El pasado jueves se presentó en Casa Vicens un texto informativo sobre “La casa de Gaudí del Park Güell” de los doctores Gustavo García Gabarró y Concepció Peig. El acto fue precedido de una visita guiada a la Casa Vicens, en la que se pudo apreciar el original concepto de disposición espacial del arquitecto en esta obra primera, además de su específico imaginario. A continuación G. García Gabarró introdujo la presentación del texto hablando sobre la singularidad de Gaudí y  los objetivos de la asociación en la difusión y divulgación del legado Gaudí.

Acto seguido, C. Peig disertó sobre la casa en la que Gaudí vivió cerca de veinte años en el Park Güell, años en los que proyectó sus mejores obras. Destacó que a pesar de no haber sido proyectada por Gaudí sino por su principal ayudante, Francesc Berenguer, transmite con soluciones explícitas algunos aspectos esenciales de la arquitectura gaudiniana: las diferentes plataformas para observar y mirar el entorno exterior (niveles de terrazas, torre mirador, balcón de más de 180º de visión), que Gaudí potenció diseñado posteriormente un paseo de circunvalación que delimita la propiedad. También se destacó el particular concepto de iluminación  de interiores: la gran cantidad  de ventanas que permiten diferentes ángulos de luz, etc.  Con estas soluciones sencillas pero eficaces la presencia de Gaudí y su legado se materializa en esta casa no proyectada por Gaudí pero si vivida por él, y en la que en cierta manera dejó su impronta.

Después de la muerte de Gaudí la casa del Park Güell, fue adquirida por la familia Chiappo, que vivió en ella hasta 1948.  Posteriormente la Asociación Amics de Gaudí, -instalada en el Palau Güell desde su creación en 1952 como sección del Cercle  Artístic de San LLuc-, la compró. Para poder adquirirla solicitó la ayuda de diferentes personajes y entidades, entre las que se destacó  la de Salvador Dalí,  que en setiembre 1956 se prestó a realizar un gran evento en el Park Güell, al que acudieron cerca de 5000 personas. El evento supuso un fuerte empuje en la revalorización de Gaudí tanto a nivel de Barcelona como internacional.

Se puede adquirir el texto a través del mail: press@amicsdegaudi.com

Hazte socio de Amics de Gaudí y contribuye a que sigamos investigando y divulgando la vida y obra del arquitecto.

La visión daliniana de Dante llega a Casa Botines

El Museo Gaudí Casa Botines inaugura la exposición “Dalí y la Divina Comedia de Dante”. Se trata de la segunda muestra temporal del museo, que permanecerá hasta finales de marzo y en la cual se exhibe una colección de cien xilografías diseñadas por Salvador Dalí para ilustrar “La Divina Comedia” de Dante Alighieri y varios documentos de incalculable valor histórico.

 

La serie elaborada por Dalí, que fue un encargo del Gobierno italiano, con motivo del 700 aniversario del poeta -que se vio frustrado por la controversia creada ya que el artista seleccionado no era italiano-, pretende mostrar la interpretación personal que Dalí hace de las partes más representativas de los cantos de la Divina Comedia dividida en Infierno, Purgatorio y Paraíso.

 

En esta obra se aprecian temas alegóricos, religiosos, históricos y filosóficos que ya amalgama de por sí la Commedia, y la interpretación y visión onírica de la sinrazón surrealista que Dalí impregnó con minuciosidad y colorido.

 

La Divina Comedia de Dante ilustrada por Dalí comenzó como un encargo frustrado. El exigente artista lo hizo suyo, y tras realizar en París la magnífica edición que hoy podemos admirar, comenzó a mostrarse con gran éxito por todo el mundo.

 

Dalí y la Divina Comedia de Dante_03

 

La Edición expuesta en el Museo Gaudí Casa Botines, permite una ocasión única para disfrutarla completa. Un recorrido por los 100 grabados originales en los que el genio surrealista derrocha su talento, siendo totalmente fiel a sí mismo. Sus dotes magistrales de dibujante se plasman en su manejo de distintos estilos que confluyen en su afán de clasicismo.

 

La muestra, comisariada por Elis Kaufman, Miguel Antolín y Diego Díez, se complementa con ediciones históricas de la obra y otras afines, ilustradas por Sandro Botticelli, William Blake y Gustavo Doré. Así mismo figuran, entre otros volúmenes, la Summa Theologica de Santo Tomas de Aquino de 1570, un manuscrito del Corán de 1253 y un ejemplar de La vida Secreta de Dalí de 1944 firmado y dibujado por el propio autor, que forman parte del extenso y rico archivo histórico de la Fundación España-Duero.

 

La edición fue adquirida por la antigua Casa de Ahorros y Monte de Piedad de León forma parte de los fondos artísticos que la Fundación España-Duero recibió de la extinta Caja de Ahorros tras el proceso de segregación y se integra en la colección que gestiona el Museo desde su apertura.

 

La exposición puede visitarse en el horario habitual de apertura el Museo de 10:00 a 14:00 h. y de 17:00 a 21:00 h., excepto miércoles de 17:00 a 21:00 y domingos de 10:00 a 14:00 h. y las entradas pueden adquirirse en las taquillas del Museo o a través de la página web www.casabotines.es/entradas

 

Dalí y La Divina Comedia de Dante

 

La Divina Comedia de Dante es un encargo que Dalí hizo suyo. Hay una identificación entre los dos autores como auténticos creadores de un mundo universal. Si Dante abre las puertas del Renacimiento, iniciando el camino de la literatura moderna, Dalí recrea la obra desde sus obsesiones personales, como genio indiscutible del siglo XX, abanderando uno de sus ismos fundamentales: el surrealismo. También como cultivador exagerado de su individualismo.

 

La Divina Comedia es en principio un encargo del gobierno de Italia, al cumplirse los setecientos años del nacimiento de Dante Alighieri. Al no ser un artista italiano, hubo una gran polémica en el país y se canceló, a pesar de contar con el apoyo del pontífice Pío XXII.

 

Pero Dalí no quiso dar marcha atrás y la hace en París con el editor Foret y los xilógrafos Jacquet y Tarico. Se utilizaron técnicas tradicionales y modernas -como matrices con resina plástica- que permiten reproducir con gran fidelidad las acuarelas de Dalí. Para darse cuenta de la complejidad del trabajo, se utilizaron entre 30 y 40 planchas para cada grabado.

 

Dalí y la Divina Comedia de Dante_01

El artista estuvo muy implicado en el proceso en todo momento. En total 55 meses de trabajo, de abril de 1959 a noviembre de 1963. Los 100 grabados se presentaron en París en tres carpetas. Pronto empezó su exhibición por los Estados Unidos, con gran éxito.

Al hacer suya la obra, Dalí la reinventa y la llena de elementos de su propia iconografía que los visitantes reconocerán. Pero a la vez se empeña en llenarla de destellos de pintura clásica, de abarcar otros estilos, sin olvidar el expresionismo. Le da una nueva vida con sus obsesiones, hasta el punto de identificar a su esposa, musa y modelo Gala, con Beatriz.

La Comedia de Dante

Dante Alighieri nació en Florencia en 1265 y murió en Rávena en 1321, con honores de gran poeta. Su Comedia, que más tarde se conocería como Divina (gracias a Bocaccio), es una obra de gran ambición, que ha pasado a la historia universal de la literatura por abrir el camino del Renacimiento. Así como el Quijote unifica el castellano, Dante al escribirla en toscano, da fuerza a la lengua vulgar frente al latín. En la obra compendia y racionaliza el mundo medieval y abre la puerta al individuo como centro del universo, guiado por la razón -Virgilio-, aunque aún incapaz de mirar a Dios, cuya luz ciega.

La obra recoge la sabiduría medieval, y tiene una gran fuerza simbólica, que la estructura. El número tres es un símbolo fundamental: Infierno, Purgatorio y Paraíso; Dante, Virgilio y Beatriz; Padre, Hijo y Espíritu Santo (la Trinidad). Escrita en tercetos, estrofa que él inventa. Cada una de las 3 partes tiene 33 cantos, que con el introductorio son 100. La obra tiene una estructura matemática muy compleja: 3, 7, 9, 10 son los números fundamentales. Parece que fue escrita entre 1304 y 1321. España, después de Italia, es el primer país que leyó a Dante. La primera traducción es del Marqués de Villena.

El culebrón del león de la Sagrada Familia

Si a estas alturas no ha oído hablar del polémico león de la Sagrada Família, siéntese y lea. Y decida si reír o llorar. Tal como proyectó el genial Gaudí (o al menos, como creemos, pues no se tienen planos), en la fachada de pasión de la Sagrada Família, junto al gran osario que corona el pórtico, deberían aparecer dos animales: un león y un cordero. El león, a la izquierda, simboliza la resurrección de Cristo y su triunfo sobre la muerte. El cordero, a la derecha, un símbolo que también remite a Jesús.

 

La polémica nace en 2015, cuando se coloca una primera versión del león que causa entre el público, cuanto menos, carcajadas. De aspecto infantiloide y desentonando con el estilo de Gaudí y el mismo conjunto proyectado por Subirachs, el león se mantiene durante unas semanas en la fachada ante las criticas de muchos. Finalmente, sin hacer mucho ruido, la escultura es retirada.

 

Esta semana el león de la Sagrada Familia ha sido de nuevo noticia a raíz de un artículo del periodista Carles Cols en El Periódico. El texto, titulado “El bochornoso león infantil de la Sagrada Família ya tiene sustituto” acompañado del no menos jocoso antetítulo (“El Zoo del edificio modernista”), anuncia un hecho relevante: la llegada del nuevo león podría estar cerca. En la fachada, avanza el reportaje, ya se han colocado los primeros preparativos para colocar la escultura. ¿Volverá el culebrón?