Joan Vila-Grau, el hombre tras los vitrales de la Sagrada Familia

El diario El Mundo ha entrevistado al pintor Joan Vila-Grau (Barcelona, 1932), autor de los vitrales de la Sagrada Familia, en ocasión de su exposición en la Sala Parés de Barcelona. La muestra consta de 61 acuarelas que, en palabras del artista, «al ser acuosas, dejan pasar la luz, como un vitral».

 

Las acuarelas están ordenadas en la sala de levante a poniente, siguiendo el recorrido del sol, para mostrar ese deseado sentido unitario, ya que, como decía Gaudí, toda la Sagrada Família tiene que ser una «sinfonía de color».

 

«Cada ventanal es una unidad; y yo, a la vez, he pensado en todos como una gran obra unitaria. Para ello he seguido los criterios que fijó Gaudí, pero trabajando siempre con absoluta libertad creativa», explica Vila-Grau sobre las obras expuestas.

 

Vila-Grau, miembro de una larga saga de artistas, lleva más de 50 años dedicados al vitral, con obras en las Llars Mundet (1963), la Caixa d’Estalvis de Sabadell o las Cavas Codorníu (1970). En la entrevista, el pintor reflexiona sobre el arte del vitral, su trabajo en la obra magna de Antoni Gaudí y su relación con la obra del genio modernista.

 

Lee el reportaje al completo en elmundo.es

La cara oculta del Palau Güell

Des del 22 de juny fins l’11 de febrer de 2018, el Palau Güell albergarà una mostra de fotografies de diferents espais de l’edifici. Les instantànies són obra de Ramon Manent i l’activitat està inclosa en el preu de l’entrada.

 

«La cara oculta del Palau Güell» proposa un viatge de descoberta entre els seus racons més amagats a través d’un recull d’imatges originals de Manent, fotògraf especialitzat en el retrat de l’art i l’arquitectura. Es tracta d’un recorregut inèdit per les diferents estances del Palau dissenyat per Gaudí.

 

A través de punts de vista singulars, aquesta mostra fa visibles espais i detalls de l’edifici no accessibles a dia d’avui, que ajuden a posar en valor l’habilitat i la destresa tant de l’arquitecte reusenc com de tots els artistes, industrials i artesans que van col·laborar en l’execució de l’edifici.

 

El recorregut inclou també cites d’autors destacats que ajuden a emmarcar la història del Palau i la seva excepcionalitat. D’aquesta manera, entre paraules i imatges, l’exposició explora formes, colors i textures desconegudes que ens apropen a detalls de l’edifici únics com el saló central vist des de l’interior de l’agulla del terrat, l’estructura original de l’interior de la caseta de nines del pati de llevant, l’escala plegable, molt enginyosa, que dóna accés a la llotja del servei de la capella o la gelosia amagada de l’entreplanta, entre molts altres.

 

Manent ens transporta a una realitat diferent, oculta entre les quatre parets d’aquest edifici i projecta, a través de l’objectiu de la càmera, l’especial concepció primigènia de l’espai i la llum per mostrar-nos retalls ocults del Palau Güell més desconegut.

 

Llegeix més d’aquesta notícia al web del Palau Güell

Descubre el universo creativo de Frederic Amat en La Pedrera

El artista Frederic Amat reconstruye las estancias privadas de La Pedrera para la exposición Zoótropo. La exposición, cuya entrada cuesta cuatro euros, reúne una selección de proyectos de intervención en espacios, tanto naturales como urbanos, a menudo vinculados a la arquitectura.

 

Zoótropo pretende mostrar las diversas caras de la obra de Amat en relación con el espacio, la arquitectura, la ciudad y el paisaje. La exposición se divide en tres apartados casi independientes que tejen una única obra en tres actos que constituye una oportunidad para comprender el original imaginario vital y artístico de Amat.

 

Frederic Amat (Barcelona, 1952) es uno de los creadores más destacados del panorama artístico catalán contemporáneo. Su concepción abierta de la pintura le ha llevado a integrar en su trabajo múltiples lenguajes: la pintura, el dibujo, la escultura, la instalación, la performance, la ilustración de libros, el audiovisual, la escenografia teatral o las intervenciones en espacios arquitectónicos.

 

Una exposición en tres actos

 

El artista propone recuperar la memoria del edificio de Gaudí con una intervención especialmente creada para la ocasión. Amat rescata los espacios domésticos de la vivienda de la familia Milà que se perdieron en las sucesivas reformas y usos de la planta noble a lo largo de los años. Los ámbitos con atributos específicos -el despacho, la sala, el comedor, el dormitorio o el tocador- y los de servicio y tránsito evocan, a partir de planos de archivo, su morfología, de una forma sutil, casi fantasmagórica con unos tabiques transparentes. Al final de este recorrido enigmático, la proyección del filme «Forja» (2011), realizado como un «travelling» infinito que resigue las barandillas que Gaudí y Josep Maria Jujol crearon para los balcones del edificio remite a la caligrafía gruesa del propio Amat.

 

En un segundo espacio, la exposición reúne una selección personal del artista de obras que remiten a su universo más íntimo. En este recorrido se pueden contemplar «Flor de leche» (1988), «Ocell» (2000), «Partitura» (2012), «Calendario» (2010), «Nuit noire» (2010), «Tres llunes» (2002), o las piezas de videoarte «Una rosa» (2011), en las que unas manos evolucionan al sonido de un poema de J.V. Foix, o «Carabanchel» (2007), proyectada en el techo.

 

El último acto de «Zoótropo» acoge una selección de catorce proyectos de intervención en espacios públicos y privados, algunos realizados y otros no. En esta gran sala conviven el muro de cuernos que integra el retablo del Teatro del Escorxador de Lleida (1998), el anteproyecto de pinturas del techo de la gran sala del Gran Teatro del Liceu (1998), el Mural de las ollas (2001) para el Instituto del Teatro de Barcelona, el anteproyecto (no realizado) para la Sala XX del Palacio de las Naciones Unidas en Ginebra (2006) o la «Lluvia de sangre» (2010) del Teatre Lliure de Gràcia.

 

También se incluyen el «Muro de ojos» (2010) de la fachada del Hotel Ohla de Barcelona, la instalación efímera «Fosas» que Amat hizo por invitación del Ayuntamiento de Bilbao por el que cubrió de tierra una franja de 120 metros cuadrados de la orilla del Nervión, junto al Museo Guggenheim; o el polémico «Círculo abierto» (2015), no realizado, que pretendía cubrir la fachada del Liceu de semicírculos rojos.

 

Para saber más de esta exposición, visite la web de La Fundación Catalunya – La Pedrera