Llamaron a la puerta, había desaparecido don Anton

La muerte de Gaudí marcó un punto de inflexión en el hogar de los Sugranyes. Sin Gaudí, proseguir las obras de construcción parecía una cima inalcanzable. El Periódico entrevista a Xita Sugranyes, que tal vez sea la única testigo viva de aquel 7 de junio en que un tranvía atropelló al arquitecto.(Fuente: elperíodico.com)

Leer noticia completa…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *